Nuestro Blog

14
Jul

El Manifiesto Ágil

En el artículo anterior, describimos el “Modelo de Cascada”, una metodología de trabajo conjunto que tenía a simple vista varias deficiencias:

  • Escasa o nula comunicación entre áreas. El trabajo terminado de cada área se entrega a la siguiente con un documento sobre lo que se hizo y no hay posibilidad de volver hacia atrás.
  • Nula posibilidad de reacción ante cambios. Estando en la mitad del desarrollo, un cambio en las expectativas del cliente o en los requerimientos no puede ser respondido acordemente ya que se debería descartar todo el trabajo del área anterior y empezar desde cero.
  • Teléfono descompuesto: dado que las áreas no están conectadas, las especificaciones o requerimientos del cliente van pasando de persona a persona y cada uno (o cada área) interpreta a su gusto. Como el control del cliente está al final, éste puede encontrarse con un producto que no responde a sus necesidades.

Conclusión: Productos deficientes, clientes disconformes y perdida de tiempo y dinero.

En el año 2001 un grupo de 17 desarrolladores que identificaron estos problemas, se reunieron para definir un nuevo paradigma metodológico para encarar el desarrollo de un software, y así surge el “Manifiesto Ágil” (Agile Manifesto). Veamos algunos de sus puntos principales:

Valoramos a los “Individuos e interacciones” frente a “Los procesos y las herramientas”

Eliminamos el proceso que pretende el modelo de cascada, dándole flexibilidad al grupo de trabajo y aumentando así la comunicación fluida entre todo el equipo.

Valoramos la colaboración del cliente frente a los contratos cerrados.

El nuevo modelo propone que el cliente tenga un rol colaborativo con el equipo de desarrollo. Así, el cliente mismo o un miembro del equipo actuando como el cliente, es parte del proceso continuo de crear una solución en vez de ser consultado al principio y al final del proyecto.

Valoramos ser flexibles al cambio frente a seguir un plan.

Es más importante desarrollar un producto correctamente que seguir un plan incondicionalmente. Cuando las prioridades cambian, un equipo “Ágil” es capaz de seguir desarrollando y creando valor para el cliente.

A partir del próximo artículo hablaremos exclusivamente de una de las metodologías ágiles más populares, que adoptamos en Spirit para cada desarrollo: el Scrum.

Contacto

+54(9 11)3396-2194
info@spiritconsulting.com.ar
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina