Nuestro Blog

9
Sep

¿Cuáles son las motivaciones de un rediseño de marca?

Si se genera un desfasaje entre la imagen que ofrecemos y lo que realmente somos frente a nuestros clientes, potenciales clientes, o el resto de la sociedad, será difícil obtener buenos resultados en nuestro negocio.

El momento ideal para crear un diseño de marca es durante el proceso de constitución de la compañía, siempre y cuando se haya evaluado y definido una estrategia con anterioridad. En cualquiera de los casos, construir una identidad corporativa no es tarea fácil y se requiere de mucha paciencia para llegar a buen puerto.

Una vez que tenemos nuestra imagen bien definida, veamos cuáles pueden ser los motivos que lleven a una redefinición de la misma:

Diseño imperfecto: Cuando nuestra empresa está dando sus primeros pasos, en muchas ocasiones sucede que se contrata a personas no profesionales para que construyan la identidad de marca, lo cual es un error muy grande en el que solemos caer. Una imagen que no es profesional puede ser muy nociva a la totalidad de la empresa. Un mal diseño pone en duda nuestra profesionalidad, y en cambio, un buen diseño, proyecta exactamente lo contrario; confianza, distinción y coherencia.

Diseño anticuado: Con el tiempo las modas cambian y las tendencias en cuanto a estilos también lo hacen. Por lo tanto si esto pasa, es recomendable repensar y en consecuencia rediseñar la identidad corporativa de nuestra empresa.

Cambio de nombre: Es evidente que si se realiza un cambio de nombre en nuestra empresa, sin importar por qué se haya hecho, también tiene que haber un cambio en su imagen.

Cambio de estrategia: En muchos ocasiones nuestra empresa puede verse forzada, por razones ajenos a esta o no, a modificar sus productos, tecnología, target o sufrir cualquier tipo de transformación. Cuando esto pasa, lo más conveniente es relanzar la imagen de la marca con los cambios correspondientes y así lograr nuevamente que nuestra empresa esté correctamente representada por su imagen.

Percepción externa: En muchos casos, sucede que la percepción que la sociedad o clientes tienen de nuestra empresa sufre cambios por necesidad de los mismos. Cuando esto sucede, es importante adecuarse a ellos a través de un rediseño.

Nuevos negocios: Cuando nuestra empresa lanza nuevos productos tiene que suponer una adaptación de imagen ya sea en la identidad de marca general o en la línea particular del nuevo producto.

Fusión entre compañías: Cuando dos empresas se fusionan, sin importar si el mercado al que pertenecen se modifica o no, tienen que someterse a la redefinición de la identidad visual.

Contacto

+54(9 11)3396-2194
info@spiritconsulting.com.ar
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina